viernes, 8 de junio de 2012

En Mérida

(Primero hay que leer Cáceres)
Teatro
Mérida es esa ciudad que si no has estado en Roma y te quieres hacer la ilusión de vivir unas horas a lo Quo Vadis, te puede servir más que de sobra. Repito, no voy a sustituir a los del punto i, que están frente al Museo de Arte Romano, pero os tengo que decir, que este museo merece la pena verlo tanto como el Teatro, el Anfiteatro y el Circo. Mi consejo, visitarlo en las horas de más calor.
Entrada combinada
Ah! otra cosilla. Hay una entrada combinada que cuesta 12€ y te permite ver varios monumentos y restos antiguos. Sinceramente, lo que más merece la pena ver es el Teatro, y el Anfiteatro, Los demás no sé por qué me parece que son gratis, pero aún así te "pican" la entrada. De todas formas creo que estos dos monumentos ya compensan la entrada más que de sobra. Si no hace mucho calor recomiendo ver todos, y cuidado en la Alcazaba, hay una especie de aljibe, que se llena de agua del río, y que tiene peces y todo. Se baja por unos túneles que hay en el patio, que pasan un poco desapercibidos y la gente no los ve. Es algo diferente.
 

Por cierto para comer, no vais a tener problema, te asedian con folletos de restaurantes. Nosotros fuimos dos días y gracias a dios no salimos traumatizados gastronómicamente más que uno, el primero. Teníamos como seis o siete folletitos con comidas, y nos decidimos por un chico muy simpático que nos convenció de que además de buena comida, tendríamos su simpatía. Mi chico y yo, somos dos almas de pollo, que nos creemos lo que nos cuentan, así que con una sonrisa en la boca nos dirigimos al idílico lugar...a ver la cruda realidad. Además de la realidad, estaba crudo el pollo que nos pedimos, y una carne, que tenía también sabor de antaño, por las veces que se había recalentado. Acompañaron a estos ricos manjares unas migas de rancho y un revuelto de verduras que podría salvarse de la quema. De postre a mi novio le trajeron una mouse de chocolate del Dia, y a mi, un gel a medio descongelar con sabor dulce y con escarcha por encima. El restaurante en cuestión era Restaurante Minerva 
No sólo fue que la comida era intragable, es que no había nadie, el dueño se estaba poniendo nervioso, ya que no hacía más que entrar y salir, y de fondo en una televisión gigante, Colombo nos observaba y nos daba conversación, porque a nosotros se nos había acabado nada más sentarnos. Por fin apareció el simpático chico que nos convenció, al que nada más entrar, el dueño le dio una colleja y lo mandó por ahí. He de decir que la colleja parecía amistosa.
Jardines del Teatro y Anfiteatro
Al día siguiente, no repetimos en el mismo sitio para comer, y nos inclinamos por ir al Restaurante Capitel
ya que su dueño nos convenció de que su restaurante era para comer bien. Esta vez no nos engañaron, este restaurante es de los mejores sitios donde he comido y al mismo precio que el otro, un euro de diferencia les separa en cuanto a coste del menú, y un abismo en cuanto a la calidad de su cocina. Si tuviera que describirlo en dos palabras sería, in-mejorable. A la cocinera o cocinero habría que darle tres besos, uno por cada plato y el postre.

Puerta del baño
A la hora de salir por la noche, no os puedo decir, estábamos rotos, dos horas de tren bucólico pastoril diarias, de Cáceres a Mérida a través de dehesas sembradas de olivos, alcornoques, cerditos, vacas, conejos correteando, y encinas. El recorrido turístico festivo de las dos ciudades, que dan para pasearlas mucho y bien, nos han hecho caer literalmente rendidos en la cama antes de media noche y dormir como cestos en nuestra habitación con una sonrisa en la boca.
Aquello está lleno de cigüeñas

Hasta la próxima escapada, aunque yo aún sigo saboreando esta.

11 comentarios:

  1. Con las ganas que tengo de visitar Mérida!! Es algo que tengo pendiente, y tu post me ha puesto más las pilas... De este año no puede pasar... Haber si la economía cambia leñe!!!
    Besotes compi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te va a encantar. Por cierto es muy romántico ;). Por cierto que todo lo que he puesto es "low cost" para economías inquietas como la mía.

      Besos guapa!!!

      Eliminar
  2. Madre mia. Yo sólo estuve una vez y de paso, para comer. No recuerdo el nombre del restaurante pero podría ser el mismo antro. Para beber nos pusieron una caña que sabía a bayeta. Nos la cambiaron por otra y la segunda no sabía a baeta, siendo del mismo barril. Conclusión: nos habíanescurrido la bayeta en la cerveza? Gracias a dios he olvidado los dos platos pero el postre nos lo dieron con dos cucharas sucias que no hizo falta usar porque los helados eran fósiles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser, podría ser. Si tenía dos cabezas de toro colgadas en la pared, estamos hablando del mismo sitio.
      Gracias por pasarte por aquí. Besos!!!

      Eliminar
  3. Tiene unos monumentos preciosos, aqui no he estado nunca aver si me decido y voy! :D besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy! pues aquí no sale nada, he reducido el número de fotos para que no sea muy pesado, pero son lugares que se quedan grabados en la retina.
      Por cierto, me encantan las opciones de maquillaje que das en tus entradas, hija, te queda todo genial.
      Muchos besos!!!

      Eliminar
  4. Mi familia es de Badajoz y recuerdo que de pequeña me encantaba ir a Mérida, sentir ese calor abrasador en pleno agosto y visitar el teatro romano :) Era perfecto.

    Saludos!!! :)

    ResponderEliminar
  5. Qué suerte ser de allí. Yo no lo conocía y me ha gustado mucho. Del calor abrasador ya doy fe en junio, pero merece la pena :) Buen finde!!!

    ResponderEliminar
  6. Wow, me encanta... apuntado queda para una posible escapada!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que sí. Mejor en otoño, ahora te asas ;)

      Eliminar
  7. Compi, pásate por mi blog y lee el post titulado ' MI TEJADO ES MI TEJADO ', tengo un regalito para ti!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión o sugerencia.